11 mayo 2016

Sala i Martín se embolsó en TV3 7.500 euros netos por cada programa 'Economia en colors'

En su programa en TV3 Economia en colors, emitido en octubre y noviembre de 2015, el economista Xavier Sala i Martín planteó ocho lecciones de economía de forma pedagógica y original, que abordaron aspectos clave como la innovación, la riqueza o el bienestar. Pero le faltó quizá un epílogo, poco acorde con la narrativa de la serie pero del que paradójicamente habría sido magnífico ejemplo el programa mismo: cómo generar beneficios privados gracias a recursos públicos en un mercado oligopólico muy controlado por el poder político.

Según los presupuestos del espacio, entregados recientemente al Parlament por la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) a petición del diputado David Pérez (PSC), el economista se embolsó 7.500 euros netos por cada capítulo (4.500 como presentador y otros 3.000 como guionista), con lo que facturó un total de 60.000 euros por los ocho programas emitidos.


Además, el contrato entre la CCMA y la productora El Terrat, también aportado en la respuesta parlamentaria, incluye una cláusula que expresamente deja fuera a la televisión pública de la comercialización del espacio en formatos distintos al emitido. Por tanto, los beneficios del libro del mismo título, que apareció inmediatamente después de la emisión de la serie y que tiene como base precisamente los guiones del programa, van igualmente al bolsillo del economista.

La edición en catalán del libro va ya por la cuarta edición. Fuentes del mercado editorial estiman que por esta vía, que tiene como base el mismo guión por el que TV3 ya le retribuyó, puede haber generado por ahora en torno a 20.000 euros adicionales para el autor, con lo que la compensación por el programa percibida por el economista se acercaría más bien a los 80.000 euros.

El Terrat facturó por cada programa, que se rodó en apenas dos meses, 49.600 euros (si se le añade el IVA la cifra asciende a 60.000 euros), lo que arroja un total de 396.801 euros (480.000 si se incluye en IVA), según el contrato y el presupuesto aportados al Parlament. La productora ha declinado aclarar si Sala i Martín ha percibido alguna otra compensación derivada del programa, si existen más proyectos para su comercialización fuera de TV3 y si los derechos de estos hipotéticos proyectos pertenecen a la productora o siempre al economista.

En el caso del libro, ya editado en catalán y castellano, los derechos corresponden exclusivamente al economista, como queda de manifiesto en los créditos. Una portavoz de El Terrat subrayó que la respuesta parlamentaria se enmarca dentro de las obligaciones que impone la Ley de Transparencia, pero que estas aclaraciones adicionales afectan a “aspectos sobre las relaciones comerciales/profesionales” y que, en consecuencia, “están sujetas a confidencialidad”.

El coste de un 'Sense Ficció'

El precio pagado por cada capítulo de Economia en colors se acerca a la horquilla de costes habitual para un programa de Sense Ficció de la cadena pública catalana, de producción mucho más compleja y que suele exigir en torno a seis meses de preparación y un equipo mucho más numeroso. Y la retribución de Sala i Martín es también muy generosa en comparación tanto con los profesionales de TV3 como con los profesores de Economía.

El salario medio de un periodista de la cadena catalana, incluidos los complementos, ronda los 40.000 euros netos anuales. El salario de un profesor titular de Economía en una universidad pública depende de muchas variables, como los tramos de investigación, pero no es fácil superar los 40.000 netos al año. Por su parte, un catedrático de Economía percibe en torno a los 60.000 euros netos anuales, justo la cantidad que se embolsó Sala i Martín por ocho programas, según los presupuestos entregados a la Cámara catalana.

Sala Martín es un destacado economista de la escuela ortodoxa, catedrático de la Columbia University de Nueva York, profesor visitante de la Universidad Pompeu Fabra y asesor del Foro Económico de Davos. Su vertiente académica la ha compaginado siempre con una intensa actividad pública, como tertuliano y divulgador, en la que se ha bregado como martillo de izquierdistas, entusiasta del capitalismo del Estado mínimo y pilar académico de referencia del independentismo catalán muy próximo a la Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) de Artur Mas y al expresidente del Barça Joan Laporta, del que fue tesorero en el club. 

La iniciativa de Economia en colors no acaba de encajar en el marco liberal tan a menudo propagado por el catedrático: hace bandera de la iniciativa privada sin ventajismo político, pero se emitió en una televisión pública bajo control del Gobierno convergente alineado con las tesis de Sala Martín -neoliberal e independentista-; se sitúa como gran adalid del liberalismo, pero el espacio fue muy criticado por falta de pluralismo; y defiende el mercado como motor único y juez de la actividad económica, pero en cambio el programa lo paga el contribuyente.

Buenos datos de audiencia

El programa de Sala i Martín arrojó buenos datos de audiencia, con una media de 436.000 espectadores y una cuota del 14,8%, y fue uno de los galardonados en la última edición de los premios Zapping, que otorga la Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales de Catalunya (TAC). Sin embargo, las críticas al programa arreciaron desde el inicio por el perfil tan marcadamente ideológico y próximo al Gobierno catalán de su gran referente, así como por la falta de pluralismo de la visión de la economía en un espacio de la televisión pública.

“ Esta televisión pública es poco plural y lamentablemente no está sirviendo a los intereses del país sino al de los promotores del procés” , opina el diputado que requirió la información sobre el coste de Economia en colors , el socialista David Pérez. Y añade: “Y está claro que también sirve para que algunos hagan muy buen negocio”.

Coincidiendo con el estreno, el sindicato Comisiones Obreras difundió un comunicado en el que mostraba su rechazo “contundente” a un programa en la televisión pública liderado por “un economista de marcado signo idelógico neoliberal, que parece ya de referencia en este medio”. Y añadía: “Hay economistas con posiciones contrarias al neoliberalismo y las políticas de austeridad, y una televisión pública tiene que ser capaz de divulgar y hacer pedagogía de la importancia de la economía respetando de manera escrupulosa esta diversidad de opciones económicas”.

No fue una crítica aislada. El Seminario de Economía Taifa, que agrupa a economistas heterodoxos y activistas, mostró su indignación con el programa en un artículo que subrayaba que Sala i Martín “es ampliamente conocido por ser el economista más neoliberal de nuestra época en Catalunya” y que lamentaba la “falta de pluralidad”.

Destacados miembros de la CUP publicaron artículos muy críticos, como Pau Llonch y Jordi Martí Font, concejal de Tarragona. Este último, en La economía según Sala Martín, cuando la tomadura de pelo la pagamos nosotros, concluía que se trataba de “un programa de propaganda ideológica pura y dura, un anuncio de larga duración”. Y concluía: “Si este es el lugar adonde nos quieren llevar los directivos de TV3 ahora que empezamos el camino hacia la nueva república, sinceramente que pongan anuncios viejos porque este es el mismo camino que señalaba Rato y hace tiempo ya que agradecemos haberle perdido la pista”.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.