10 mayo 2016

Luz verde a la nueva RTVV con el voto en contra del PP: preferencia a los extrabajadores y para finales de 2016

La Comisión de Radio Televisió Valenciana de las Corts Valencianes ha dado el primer paso para la recuperación de la televisión pública autonómica: la aprobación de la proposición de ley, que ahora será debatida por el parlamento en pleno, que guiará la construcción del nuevo Canal 9.

Los partidos que han apoyado la proposición -PSPV-PSOE, Compromís y Podemos- quieren que la televisión abra a finales de 2016 y de preferencia a los antiguos trabajadores de Ràdio Televisió Valenciana, cerrada manu militari por el PP, a la hora de ser contratados.


El portavoz de Podemos, Antonio Montiel, no se ha atrevido -en contra de lo publicado anteriormente por este periódico por error- a fijar el número de trabajadores que tendrá el nuevo ente: El informe presentado por un grupo de profesores universitarios, los llamados expertos, hablaba de 800, una referencia que no tiene porque ser la definitiva. La propuesta ha salido adelante pese al voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos.

Ambos grupos han criticado a los partidos en el Gobierno -PSPV y Compromís- y su apoyo parlamentario, Podemos, por su gestión del tema del personal en la creación de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación, nombre del nuevo ente público.

El PP ha metido el dedo en la llaga. "En contra de sus promesas, al final este Consell ni ha recuperado RTVV ni ha rescatado a los antiguos trabajadores", ha dicho Jorge Bellver, su portavoz en la comisión. El portavoz de Ciudadanos, Toni Subiela, ha explicado la abstención de su grupo. "Es un error abrir una nueva RTVV con los problemas heredados del anterior ente porque el proceso de selección que planea el tripartito puede derivar en una avalancha de denuncias por parte de los extrabajadores y generar un nuevo agujero en el erario público".

La espinosa cuestión laboral

Los portavoces de PSPV -Rosa Peris- y Compromís -Fran Ferri- tampoco se han pronunciado sobre el número de trabajadores que tendrá la televisión y el proceso de selección que estos tendrán que seguir, pero el documento, elaborado por Podemos en base a las aportaciones de los expertos que han comparecido en las Corts, da casi exclusividad a los extrabajadores de Canal 9 para la televisión provisional -el Consell no quiere demorar su lanzamiento- y prioridad a la hora de confeccionar la plantilla definitiva.

Esa preferencia, no obstante, tiene limitaciones. La plantilla se confeccionará en base a las propuestas de la dirección, "que definirá el número y denominación de los puestos" de trabajo necesarios. Es decir, si la futura televisión pública requiere de profesionales no existentes en la plantilla anterior -puestos relacionados con las nuevas tecnologías, por ejemplo- saldrán a concurso.

Cuando se necesite contratar a profesionales cuyas funciones ya existían en Canal 9, "la experiencia acumulada" por los extrabajadores y el haber superado la oposición -"hubiesen superado pruebas selectivas de acceso"- será considerado un mérito en otro concurso, como el anterior, público, transparente y abierto. Aquí, sin embargo, los extrabajadores de RTVV, fuertemente movilizados tras el cierre de la cadena, sí saldrán con ventaja en las nuevas oposiciones.

Montiel ya dijo que la solución propuesta -que ahora será debatida en el pleno de las Corts- es la ideal. "Está a medio camino entre la propuesta del comité de empresa de RTVV y otras ideas, como la de la Unió de Periodistes. Se valora la experiencia de los exempleados en base a acuerdos y leyes pero se plantean concursos que respetarán los principios de igualdad, transparencia y publicidad".

Los extrabajadores, aunque tachan el texto de interpretable, están satisfechos con esa cláusula, la disposicion adicional novena. Sin embargo, el número y la selección de los trabajadores estará sujeta a al menos tras factores: el debate parlamentario definitivo, el diseño de la dirección general y el dinero disponible, a poner por una Generalitat con graves problemas financieros.

Una tramitación exprés para llegar en 2016

La proposición de ley, previo informe del Consell, será debatida en junio o como tarde julio, cuando se aprobaría. Inmediatamente -el parlamento o parte de él podría trabajar en agosto- las Corts elegirán al Consejo Rector y se buscará un director general. Al primero -elegido por los diputados y organizaciones de la sociedad civil- corresponderá la gestión económica. Al segundo, a elegir en concurso público, los contenidos de la televisión. Los plazos marcados son ajustados, pero se maneja una fecha simbólica para arrancar la nueva televisión: el 29 de noviembre de 2016, en el tercer aniversario del cierre.

Dos canales de televisión y uno por internet

La proposición de ley prevé la creación de dos canales de televisión. Uno convencional -para informar, formar y entretener- y otro especializado en información o la cobertura de acontecimientos especiales, incluídas retransmisiones deportivas. Éste podría colaborar con las televisiones locales o comarcales. El tercer canal -dedicado al público infantil- emitirá en principio por internet, donde ya se concentra el consumo del grueso de este público.

En una segunda fase, la emisión podría doblarse por televisión, ya que se quiere pedir una tercera frecuencia -multiplex, en la jerga- al gobierno central. La proposición de ley también propone la creación de dos emisoras de radio, una para la música y cultura en valenciano.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.