17 mayo 2016

La red Gürtel conserva terrenos en Boadilla, epicentro de la trama y uno de los bastiones del PP

Siete años después de que la Fiscalía denunciase en la Audiencia Nacional para destapar el caso de corrupción que ha puesto contra las cuerdas al Partido Popular, la red Gürtel mantiene aún negocios urbanísticos en Boadilla del Monte, al norte de Madrid, epicentro de la trama y uno de los bastiones del PP.

Se trata del 94% de una finca de 2.476 metros cuadrados con un valor catastral de 714.246 euros en la zona de El Encinar, dentro de ese municipio madrileño y con un valor catastral registrado de 714.246 euros. Los terrenos tras distintos cambios societarios pertenecen ahora a la empresa Matute 11 SL cuyo consejero delegado y secretario era hasta el pasado 1 de marzo Jesús Calvo Soria -a quien la policía señala como hombre de paja de Francisco Correa, el cabecilla de la red-. Desde marzo, el administrador único de la empresa es su hijo Lucas María Calvo Pérez. El 6% restante del terreno es propiedad del Ayuntamiento de Bohadilla del Monte, que sigue en manos del Partido Popular como cuando estalló el caso, pero con un equipo de Gobierno que ahora pleitea contra la red por el impago de impuestos municipales.


Mientras los cerebros de la trama, Correa y Pablo Crespo -que llegó a ser secretario de organización del PP gallego bajo la presidencia de Manuel Fraga- entraban y salían de la cárcel durante estos años, el entramado de sociedades que controlaba uno de sus testaferros -así califica la policía a Jesús Calvo Soria- siguió vendiendo las fincas que según el propio Correa confesó a eldiario.es la red recibió a cambio de realizar gestiones ante el Gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid para desbloquear el urbanismo de este municipio madrileño. Se trataba de otra vía de ingresos para la trama que no acaparó tantos titulares como los contratos recibidos de distintas administraciones gobernadas por el PP.

Fruto de esa intermediación ante el Gobierno de Aguirre, la organización de Correa recibió, según los informes policiales incorporados al sumario, 30.000 metros cuadrados de suelo en cuatro barrios de Boadilla. La mayor parte de esas fincas las ha ido vendiendo en los últimos años y han reportado a la red más de 11 millones de euros, sin que ninguno de los dos jueces que han instruido esta causa, Pablo Ruz y José De la Mata, hayan adoptado de momento ninguna decisión.

A medida que el escándalo ganaba espacio en las portadas de los periódicos, la trama fue introduciendo modificaciones en las sociedades y cambiando de administradores para disimular sus actividades, tal y como señala un atestado de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal del Cuerpo Nacional de Policía fechado el 28 de febrero de 2014.

Ese informe parte de los apuntes hallados en la agenda intervenida en su despacho de Madrid a Pablo Crespo sobre Narcisos 22, la sociedad que la red constituyó en 2005 para registrar todas esas fincas que las distintas juntas de compensación (propietarios de fincas agrupados para construir) cedieron en forma de mordidas (del 2% del valor de sus terrenos) a cambio de poder edificar. Narcisos 22 fue la primera dueña de la finca que luego pasó a manos de Pelendones SL, cuyo administrador era también el testaferro de Correa, Jesús Calvo Soria. Después de que el PSOE solicitase al juzgado la investigación y el embargo de ambas sociedades, el terreno fue registrado a nombre de Matute 11 SL, su actual propietaria. 

El propio Correa explicó en qué consistía el fraude en la confesión que hizo sobre las actividades de su red a eldiario.es: "También hice labores de intermediación en agilizar al PAU municipal con Jesús Calvo Soria, Pédro Pérez, Ramón Blanco Balín y Enrique Arnáiz, porque estaba bloqueado en la Comunidad de Madrid. A cambio, en el Plan se nos adjudicaron unas parcelas a través de una sociedad que creó Ramón Blanco Balín, que se iban a desarrollar entre todos los participantes junto con Arturo González Panero".

Además de pedir el embargo de Narcisos 22 y Pelendones SL, el PSOE reclamó también en 2014 que se revisasen los contratos firmados por los representantes de estas firmas con los propietarios de los terrenos recalificados en Boadilla del Monte y camuflados como labores de "gerencia". Todos los hilos de Narcisos 22, Pelendones SL y Matute 11 SL, conducen a Jesús Calvo Soria, que también representó a Correa en firmas extranjeras como Fountain Lake o Rustfield Trading Limited. Un hombre de paja imputado por fraude fiscal, blanqueo de capitales, tráfico de influencias y cohecho, que ahora ofrece charlas y ha publicado dos libros sobre "marketing político". Calvo Soria no ha respondido a las llamadas de eldiario.es. En la sede de Pelendones y Matutes 11 SL una oficinista explica sin querer entrar en detalles que cree que las empresas ya no tienen actividad. El Registro Mercantil dice lo contrario.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.