09 mayo 2016

La Iglesia impide a un transexual de Córdoba recibir la confirmación

"No me dejan confirmarme por ser quien soy". Quien dice estas palabras es José Belloso, un chico de Posadas (Córdoba) que trabaja como peón agrícola y que tiene la ilusión de ser el padrino de bautizo de su sobrina. A sus 28 años, José ha realizado el curso de catequesis para prepararse con el fin de recibir el sacramento de la confirmación el próximo 27 de mayo, como el resto de sus compañeros de curso en su pueblo. Pero a él no le van a confirmar: "El cura me ha dicho que no admiten mi confirmación por ser transexual".

José comenzó el año pasado el curso de preparación, pero al faltar más días de los permitidos, no le valió de nada. Sin cejar en su objetivo, este año repitió el curso de catequesis. Ya desde el inicio, le comunicó al párroco de la iglesia de Santa María de las Flores en Posadas su intención de hacerlo para poder ser padrino de su sobrina. "Él me dio su visto bueno, me dejó la puerta entreabierta pero me dijo que tenía que consultarlo con el vicario y el obispo", relata el joven a eldiario.es/andalucia.


José ha seguido su curso de catequesis con normalidad, hasta que en abril, cuando ya debía entregar la documentación necesaria para recibir el sacramento junto a sus compañeros a finales de este mes de mayo, mantuvo una conversación con el párroco en la que este le explicó que no podía confirmarse.

"Me dio un no rotundo. Me dijo que no me confirmaba, que había tenido una reunión con el obispo y le había dicho que no se admiten a las personas transexuales. Que yo me tenía que haber quedado como estaba, siendo una mujer, y haber aguantado el castigo que Él (Dios) me mandó sin ofender a la naturaleza que Él me dio".

José se muestra indignado por los términos en los que, según cuenta, se llegó a desarrollar la conversación con el párroco: "Me llegó a hacer preguntas como, por ejemplo, si estaba operado. Eso creo que está fuera de lugar", mantiene sobre la protección de su intimidad e incide en que el sacramento "se me ha negado por no haberme aguantado con ‘la cruz que el Señor me mandó, según dicen". "Si me hubiese quedado como mujer me hubiese matado, por supuesto, porque mi vida era un espejo en el que no me reconocía", explica con crudeza.

"Sería llamado como mujer para recibir la confirmación"

Consultado por este diario el párroco de la iglesia, José Antonio Agüero, acerca de este caso, explica que "hay unas normas de la Iglesia. Nosotros no podemos cambiar lo que Dios ha hecho. Si lo creó mujer, mujer será para siempre", señala para explicar que el joven recibió el sacramento del bautizo como mujer, "se convirtió en hija de Dios", así entró en la Iglesia y así sería llamado por el obispo para recibir la confirmación.

"Yo mismo se lo expliqué en una reunión durante dos horas", confirma el párroco, que señala que no supo de la transexualidad de José hasta el inicio de su segundo curso de catequesis. "Yo no fui informado de que esta persona era transexual. Me enteré por su madre", explica. "Si yo hubiera sabido desde un principio que él era una persona transexual, le hubiera dicho inmediatamente que aquí hay algunas normas que no se pueden incumplir y podría haberlo ayudado yo de otra forma", argumenta el párroco.

"Este chico nació mujer. Son cosas muy delicadas, más allá de que todos somos hijos de Dios y todos merecemos respeto", indica el cura que incide en que "las puertas de la parroquia están abiertas" para José y sobre el que niega que exista discriminación: "No hay ningún tipo de discriminación", asegura.

Por su parte, tras la negativa de la Iglesia a confirmarlo, el joven ha recibido el apoyo tanto de su familia como de buena parte de los compañeros de catequesis, exponiendo incluso en las redes sociales su situación y los términos en los que se desarrolló la conversación con los representantes de la Iglesia. "Creo que toma la palabra del Señor una persona que no tiene que intermediar entre Él y yo", dice desde su fe cristiana. "Porque en ningún lado de la Biblia pone que las personas transexuales no pueden ser confirmadas. Todos somos humanos, antes del sexo están las personas", considera.

"He sentido una discriminación total y mayúscula por parte de ellos. Discriminación en toda regla" dice el joven que no entiende el razonamiento que le ha dado el párroco. "Por esa regla de tres, si yo me tenía que haber quedado siendo mujer porque así me hizo Dios, a las personas que les manda una enfermedad, quiere decir que los está llamando con Él y un médico entonces ¿hace lo mismo que yo? ¿Le echa un pulso por mantenerlo con vida, no?", cuestiona.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.