09 marzo 2016

El acuerdo PSOE-Ciudadanos aleja a Pedro Sánchez de la izquierda y le empuja a sentarse con el PP

El acercamiento de Pedro Sánchez y Albert Rivera complica al PSOE sus aspiraciones de llegar a un acuerdo que incluya a las fuerzas de izquierdas mientras que le empuja a sentarse con el PP. La decisión de PSOE y Ciudadanos de negociar conjuntamente con el resto de formaciones ha vuelto a encontrarse con el no de Podemos, IU-Unidad Popular y Compromís, que a día de hoy rechazan asistir a la convocatoria de las dos formaciones que les han planteado por carta que realicen "aportaciones, sugerencias y mejoras" al texto que firmaron Sánchez y Rivera el 24 de febrero. Esa misiva también le ha llegado al partido de Mariano Rajoy con el que los socialistas no quisieron negociar en la primera ronda de contactos y al que ni siquiera mandaron sus propuestas iniciales para la investidura de Sánchez.

La estrategia de negociación conjunta ha tenido ya varias consecuencias. La primera es que el PSOE ha rechazado acudir a la convocatoria de la mesa a cuatro que convocó esta vez Podemos. Su negativa provocó que Alberto Garzón se descolgara. "Ni a tres, ni a cinco; a cuatro", ha expresado el diputado de IU-Unidad Popular. Otro de los efectos es que la mayoría de grupos con los que PSOE y Ciudadanos quieren sentarse han rechazado hacerlo con esa premisa. El PNV no ha dicho que no acudirá a la reunión pero su portavoz, Aitor Esteban, ha insistido en su repudio al documento que defienden PSOE y Ciudadanos y ha recalcado que los socialistas no se pueden "empecinar" en una fórmula "que el otro día concitó una mayoría negativa".


La tercera consecuencia es que la nueva situación ha empujado al PSOE a sentarse a con el PP. "La anterior ronda era solo del PSOE y ahora es sobre un acuerdo con Ciudadanos, que quiere hablar con el PP", reconocen fuentes parlamentarias socialistas que aseguran que no van a "negociar" con los de Rajoy sobre el documento que pactaron con Rivera sino a "hablar" de las reformas de ese texto que necesitan el respaldo del PP para salir adelante, como la reforma constitucional. 

"El PSOE no pretende pedirle un apoyo al PP porque somos antagónicos, tenemos políticas muy enfrentadas", ha explicado Antonio Hernando, que ha justificado, no obstante, las conversaciones con el PP que hasta ahora no habían querido mantener: "Hay prisa porque haya un nuevo gobierno, un gobierno de cambio. Hay que hacer todos los esfuerzos y más porque esto sea posible". "El acuerdo con el PP no es posible", ha dicho después el portavoz socialista. 

A pesar de que Sánchez planteó este lunes por primera vez que el PP se abstuviera para "desbloquear" la situación, en las filas socialistas creen que la posibilidad de que el PP secunde el pacto, que es la alternativa que quiere Rivera, es imposible. Por un lado, dudan de que los de Rajoy aceptaran las propuestas planteadas por PSOE y Ciudadanos. "El PP mostró su absoluto desacuerdo por el documento", ha expresado Hernando. Fuentes de la Ejecutiva también descartan que el PP vaya a permitir un Gobierno de Sánchez. El PP ha sido rotundo en su 'no'. "Ciudadanos puede pedir al PP que se abstenga, peor nosotros no", dicen fuentes parlamentarias del PSOE, que insisten en que los conservadores no lo harían en ningún caso.


'No' a un candidato que no sea Sánchez

Pero Rivera ha introducido este martes una nueva variable: "No hay ninguna cláusula" en el acuerdo que diga que Sánchez tiene que ser el que encabece el Gobierno. No obstante, el texto rubricado por ambos dirigentes especifica que el "programa de Gobierno reformista y de progreso es fruto del proceso de negociación entre el PSOE y Ciudadanos, acuerdo que implica el voto favorable a la investidura del candidato Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno".

El presidente de Ciudadanos ha abierto la puerta a que se llegue a un entendimiento con el PP pero sin Rajoy. Sánchez tiene la directriz del Comité Federal de oponerse no solo al presidente en funciones sino a cualquier candidato conservador que intente llegar a Moncloa: "El PSOE votará en contra de la investidura de Rajoy y de un nuevo Gobierno del PP", reza la resolución aprobada a finales de diciembre.

Los dirigentes socialistas consultados por eldiario.es coinciden en que la propuesta de Rivera es inviable. "Rajoy no se va a ir", expresa un miembro de la Ejecutiva. "Entiendo que Rivera está presionando al PP y haciendo guiños a su electorado cuando propone un acuerdo con el PP sin Rajoy", ha expresado Hernando. 

Además, en el PSOE sostienen que su candidato es Pedro Sánchez y que no aceptarían uno alternativo –ni del PP ni independiente–. "No aceptaríamos. Pero no lo van a hacer", expresa un miembro de la dirección socialista preguntado por la posibilidad de que PP y Ciudadanos planteen un aspirante a la Moncloa distinto a Rajoy y en base al documento rubricado con los socialistas.

Fuentes oficiales del PSOE dan por hecho que no se llegará a un escenario en el que Ciudadanos y PP lleguen a un acuerdo que pase por el documento firmado con Sánchez y que, por tanto, no se va a producir la "hipótesis" de que el candidato sea distinto a Sánchez. Esas mismas fuentes sitúan en una "estrategia" de Rivera el "decir que su candidato no es Pedro Sánchez". "Pero en un acuerdo PSOE-Ciudadanos es evidente que el candidato es Sánchez", sentencian.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.