23 febrero 2016

Pedro Sánchez acepta las exigencias de Albert Rivera y dice que habrá un acuerdo de legislatura

Sí a la reforma exprés que propone Albert Rivera a cambio de apoyar a Pedro Sánchez en su investidura y para alcanzar un acuerdo de legislatura. El candidato socialista ha aceptado las cinco exigencias de Ciudadanos. "Si esas son las peticiones que tiene Ciudadanos, que no le quepa duda que habrá acuerdo", ha asegurado Sánchez horas después de que Rivera las hiciera públicas y apenas un día después de que ambos dirigentes se reunieran en secreto en el Congreso. 

La aceptación supone que los socialistas logren un acuerdo de legislatura con Ciudadanos que previsiblemente Sánchez presentará a la dirección del PSOE en una reunión que va a convocar para la mañana de este miércoles. Así lo ha expresado el secretario general en una comparecencia en el Congreso: "Convocaremos mañana por la mañana a la ejecutiva y posteriormente conocerán los siguientes pasos del Partido Socialista".


"Albert Rivera ha hecho un ofrecimiento de reforma constitucional exprés -ha comenzado Sánchez- donde estaría la ILP, la supresión de los aforamientos, la revisión del CGPJ, la limitación de la presidencia del Gobierno a dos legislaturas y la supresión de las diputaciones. Cuando hay voluntad de cambio, hay voluntad de acuerdo; y si esas son las peticiones de Rivera y Ciudadanos habrá acuerdo". Cerrar un pacto con Ciudadanos permite al candidato socialista celebrar la consulta a la militancia que prometió en el último Comité Federal. Ese referéndum se celebrará, en principio, este sábado.

Según ha explicado Sánchez, bajarán a 250.000 firmas las necesarias para que se tramiten las Iniciativas Legislativas Popular, se limitarán a ocho años los mandatos, desaparecerán los aforamientos y se reducirán de 20 a 10 los miembros del CGPJ. Ese extremo no lo había especificado Rivera al anunciar sus condiciones. El líder de Ciudadanos se ha limitado esta mañana a exigir la "despolitización" de la Justicia. 

Otra de las medidas que acepta Sánchez es la supresión de las diputaciones provinciales. Sus funciones pasarán a depender de organismos nuevos que ha denominado Consejos de alcaldes y alcaldesas provinciales "para garantizar la igualdad de los españoles", según ha explicado el secretario general del PSOE. Esa propuesta ya la defendió Alfredo Pérez Rubalcaba en 2011, cuando aseguró que las diputaciones "sobran" y planteó la creación de ese organismo alternativo que permitiría reducir costes a las administraciones públicas.

No obstante, ese planteamiento fue desechado por los socialistas y, de hecho, desapareció del programa electoral del 20D, cuando el PSOE se limitó a decir, respecto a las diputaciones, que se debían "modernizar". Tras anunciarse la propuesta de Rivera, las diputaciones socialistas andaluzas -el bastión del PSOE que lidera Susana Díaz, enfrentada con Sánchez- se han reivindicado. 

"Vamos a decir sí a esas propuestas", ha dicho Sánchez, que ha expresado también que su intención es "sumar al cambio a todas las fuerzas que quieran liderar el cambio presidido por un Gobierno progresista y reformista". Su intención es aglutinar el 'sí' a su investidura de Ciudadanos, Podemos y las confluencias, IU-Unidad Popular, PNV y Coalición Canaria, pese a las dificultades de entrada que supone ya que las fuerzas de izquierdas han insistido en que los de Rivera están muy lejos de sus programas.

El candidato socialista, que solo ha respondido dos preguntas de los periodistas, ha eludido pronunciarse sobre la hipotética suma que podría respaldar su investidura más allá del acuerdo de legislatura con Ciudadanos. Sánchez sumaría sus 90 escaños a los 40 de Rivera: 130, aún lejos de los 176 de la mayoría absoluta, y lejos también de la mayoría simple sin el concurso de Podemos, ya sea como voto afirmativo o abstención en la investidura, que arranca el próximo 1 de marzo.

Las medidas que exige Ciudadanos eran fácilmente asumibles por el PSOE. Tres de ellas figuraban casi literalmente en el programa con el que concurrió el 20D. La divergencia estaba en la despolitización de la Justicia ya que los socialistas apenas la abordaron en su programa. Sin embargo, llegaron la semana pasada un primer entendimiento con los de Rivera para cambiar el proceso de selección de los puestos de organismos constitucionales y reguladores, entre los que incluían a los magistrados del CGPJ. Tampoco figuraba la supresión de las diputaciones más allá de su modernización. 

Podemos, a quien los socialistas quieren atraer para que permitan gobernar a Sánchez bien mediante su apoyo o su abstención, coincide en cuatro de las propuestas de Ciudadanos. No obstante, el portavoz de la formación, Iñigo Errejón, ha afeado este martes a Rivera que esas sean sus principales preocupaciones a la hora de modificar la Constitución. "Debe incluir el blindaje de los derechos sociales"; ha zanjado.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.