13 enero 2016

El papa Francisco explica en un nuevo libro su frase: '¿Quién soy yo para juzgar a un gay?'

En el próximo libro ‘El Nombre de Dios es Misericordia’, el Papa pinta un panorama más completo de cómo la iglesia puede actuar como confesor de la comunidad LGBTI pero, para la desgracia de los católicos del colectivo, sigue siendo frustrante. En 2013, el pontífice soltó a los periodistas en el avión de vuelta a Roma desde Río de Janeiro, donde se celebraron las Jornadas Mundiales de la Juventud, la frase en cuestión: "¿Quién soy yo para juzgar a un gay?". Durante la hora y media de trayecto el Pontífice contestó a todas las preguntas que le hicieron. Dijo que no juzgaba a los homosexuales pero se mostró contrario al lobby gay.

En “El Nombre de Dios es Misericordia”, el pontífice ofrece una explicación más completa de su comentario. "En aquella ocasión dije esto: Si una persona es gay y busca al Señor y está dispuesto, ¿quién soy yo para juzgar a esa persona", dice el Papa, según el National Catholic Reporter. "Estaba parafraseando de memoria el Catecismo de la Iglesia Católica, donde se dice que estas personas deben ser tratadas con delicadeza y no deben ser marginados".


Así el Papa pretende puntualizar cada una de las palabras que pronunció: "Me alegro de que estemos hablando de las personas homosexuales porque antes que nada está la persona individual, en su integridad y dignidad", continúa, "Y la gente no debe definirse sólo por sus tendencias sexuales: no olvidemos que Dios ama a todas sus criaturas y que están destinados a recibir su amor infinito", explica el Sumo Pontífice.

"Yo prefiero que los homosexuales vengan a la confesión, que se queden cerca del Señor, y que oremos todos juntos para que podamos asesorarles en la oración, mostrar la buena voluntad, mostrarles el camino y acompañarlos a lo largo del mismo", matiza el Papa. 

El Nombre de Dios es Misericordia, que verá la luz este martes, es el producto de una entrevista entre el Papa y el periodista italiano, Andrea Tornielli. El título del libro está basado en una respuesta que Francisco ofrece sobre por qué Dios siempre perdona. "Porque él es Dios, porque él es la misericordia. La misericordia es el primer atributo de Dios. El nombre de Dios es la misericordia", dice el líder de la Iglesia Católica.

El énfasis del Papa en la compasión y el perdón, no significa que la iglesia está cambiando la doctrina, específicamente en lo que respecta a la igualdad en el matrimonio. El mes pasado Francisco instó a los votantes de Eslovenia a defender los "valores de la familia y derrotar el referéndum del matrimonio gay" celebrado en el país de mayoría católica. Sin embargo, como os comentamos en RAGAP, con un 63,36% de los votos ha ganado el no a la ley que concede igualdad de derechos a las parejas del mismo sexo, incluidos el matrimonio y la adopción.

El papa Francisco ha sido el primer pontífice que ha reconocido la existencia de un lobby gay en el Vaticano. Sin embargo, también ha puntualizado que el catecismo sostiene que "mientras la orientación sexual no es un pecado, sí lo pueden ser sus actos".

Antes de alcanzar el sillón más alto de la Santa Sede, Jorge Bergoglio -entonces arzobispo de Buenos Aires- lanzó frases con críticas durísimas al matrimonio homosexual, que llegó a definir como una "movida del Diablo".

"No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”, llegó a decir también sobre las uniones de personas del mismo sexo.

Asimismo, comentó sobre las bodas homosexuales: "Está en juego la identidad, y la supervivencia de la familia: papá, mamá e hijos. Está en juego la vida de tantos niños que serán discriminados de antemano privándolos de la maduración humana que Dios quiso se diera con un padre y una madre. Está en juego un rechazo frontal a la ley de Dios, grabada además en nuestros corazones".

El caso es que yo, como homosexual, no necesito la misericordia del Papa ni de la Iglesia. Yo lo que necesito es la aceptación porque no soy un “bicho raro” al que le tengan que ofrecer compasión, soy una persona normal como cualquier otro ser humano. En el caso de las personas LGBTI, la misericordia de la que se le llena la boca a la Iglesia católica está claro que no la ponen en práctica y os podía citar muchísimos ejemplos.
ragap.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.