04 diciembre 2015

España se une a la guerra de propaganda contra ISIS en Internet

La película de los últimos años de la vida de cualquier joven terrorista que ha atentado en Europa podría empezar con un plano frente a la pantalla del ordenador. Puede que antes de dejarse crecer la barba, de comenzar a frecuentar un imán de discurso radical, el joven hubiera pasado horas viendo los espectaculares y violentos vídeos de ISIS, compartiendo enlaces que demonizan el Occidente en el que vive, pulsando el botón “seguir” de los perfiles de las redes sociales que vigilan los Servicios de Información.

El Ministerio del Interior quiere saber del joven justo en ese momento de su vida, antes de que un juez autorice la intervención telefónica de su teléfono o, más allá, otra de busca y captura. Siempre antes de que se haga con un kalashnikov, un cinturón de explosivos o de que viaje a Siria. Este es uno de los objetivos del proyecto ‘Stop Radicalismos’, la concreción del plan contra la radicalización que aprobó el Ejecutivo después de los atentados contra la revista Charlie Hebdo hace once meses y que presenta ahora, a tres semanas de las elecciones.


El plan se apoya en las nuevas tecnologías para facilitar a los ciudadanos los procesos de radicalización que observen en su entorno. Al mismo tiempo, inicia la batalla de la propaganda contra el Estado Islámico en Internet y las redes sociales. En los próximos días, los perfiles en Twitter y Facebook de Policía y Guardia Civil comenzarán a volcar los mensajes que otros países implicados en la coalición contra Estado Islámico ya difunden en sus países.

Los especialistas de las Fuerzas de Seguridad reconocen la calidad de los vídeos que ruedan los terroristas y la capacidad de impacto tienen en un sector de la población, en todos los continentes. Con todo, uno de los responsables del proyecto español matiza que intentarán exponer “una contranarrativa seductora sin entrar a guerras de marketing”.

La intención del Ministerio del Interior es elaborar contenidos propios en una segunda fase, con mensajes elaborados específicamente para los jóvenes musulmanes españoles sin que se descarte conseguir el testimonio de otros que han caído en las redes de organizaciones terroristas en el pasado.

El Gobierno considera necesario lanzar otros mensajes como hace, por ejemplo, @sawabcenter, financiado por el Gobierno de Emiratos Árabes y EEUU, concienciando a la población del efecto pernicioso de la actividad terrorista de forma gráfica, con viñetas que buscan atraer a los más jóvenes, y datos sobre el número de víctimas que causan, los niños que matan, los periodistas que secuestran y torturan, las amputaciones que practican...

España también toma como ejemplo en Europa a Reino Unido. El Gobierno de ese país cuenta con @UKAgainstDaesh desde el que se lanzan mensajes del tipo “Reino Unido ha vacunado a más de 110.000 niños iraquíes del sarampión” o ¿”quién es la oposición armada moderada en Siria? Una fuerza de unos 80.000 efectivos bajo el paraguas del ESL y otros grupos; No son Daesh ni el Frente de Al Nusra; Quieren una solución negociada a la crisis (...); Rechazan el terrorismo...”.


De Estados Unidos, las autoridades españolas tomarán el ejemplo de @ThinkAgain_DOS que ha difundido el testimonio de antiguos miembros de ISIS que narran su experiencia y desmontan el discurso que sus líderes venden a los jóvenes occidentales y de otros lugares del mundo.


Está previsto que en los próximos días esté operativa la web www.stop-radicalismos.es, donde los ciudadanos podrán denunciar de forma anónima posibles procesos de radicalización o ausencias de personas que pudieran haber viajado a Siria u otras zonas de conflicto. España toma como ejemplo stop.djihadisme.gouv.fr, la web del Gobierno francés que ofrece, desde una guía para detectar un proceso de radicalización, al testimonio de un joven que viajó a luchar a Siria.

En la web, según informan fuentes de Interior, habrá un formulario que se enviará automaticamente al Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado y el Terrorismo (CITCO), el órgano de coordinación de los servicios de Información que analiza la amenaza terrorista y ofrece una respuesta estratégica. El CITCO resultó en esta legislatura de la fusión de los centros de coordinación contra el terrorismo y el crimen organizado que creó el Gobierno de Zapatero para solucionar los problemas de coordinación policial previos al 11-M.

Alertcops es una aplicación para teléfono móvil que ya cuenta con 212.000 usuarios. Sirve para activar un chat o llamar por teléfono a las Fuerzas de Seguridad y comunicar hechos delictivos, con apartados específicos para el acoso escolar y la violencia de género.

Dentro del nuevo proyecto de Interior, la app también servirá para denunciar los citados procesos de radicalización, aunque el nuevo icono está destinado a “comunicar conductas extremistas, instransigentes o de odio” cuya motivación sea las creencias religiosas, ideologías extremistas y también el racismo y la xenofobia. La vía tradicional del teléfono estará también operativa para estos casos en el 900 822 066.

El desarrollo del plan contra la radicalización está dirigido por el Grupo Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta en el que se implican 12 ministerios, el Centro Nacional de Inteligencia, la Federación Española de Municipios y Provincias, la Fundación Pluralismo y Convivencia, organizaciones de víctimas del terrorismo y otras asociaciones de las que se estime en el futuro conveniente su incorporación. Está previsto que este Grupo Nacional tenga su reflejo en el ámbito local, donde también participen policías autonómicas, locales, ayuntamientos, colegios y entidades que ayudan a personas en riesgo de exclusión.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.