15 noviembre 2015

Una marea de guardias civiles inunda Madrid para denunciar la pérdida de derechos durante el Gobierno del PP


Sin presencia de tricornios, más de 10.000 guardias civiles procedentes de todas las provincias del país se han manifestado en Madrid para solicitar la modernización del cuerpo. Han acudido vestidos de civiles, acompañados por sus familias y con algunas ojeras; provocadas por las escasas horas de sueño ya que la mayor parte han viajado en autobuses durante esta noche.

La manifestación ha rodeado la sede de la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid. Los asistentes han protestado por los recortes de derechos, entre ellos el de manifestarse de forma reivindicativa. Por eso, al no poder plantear lemas políticos han portado chalecos, pancartas y banderas con el logotipo de la asociación organizadora, Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC). "Por un futuro con derechos", ha sido el lema de la cabecera.

Desde la organización han confirmado que los atentados de París han alterado "la puesta en escena" de la concentración. Al final de la marcha se ha guardado un minuto de silencio "en solidaridad con las víctimas, sus familias y el pueblo francés". Este tema ha estado muy presente en los viajes nocturnos que han realizado los asistentes. "Hemos salido 140 personas de Granada, a las 5 y media. Sin duda, nos ha afectado y venimos 'de bajón'", ha explicado Luis, que ha acudido a la concentración con sus dos hijos adolescentes, "quiero que vean que su padre lucha por sus derechos. En la Guardia Civil es imposible conciliar, nos alteran los turnos en cualquier momento y, por eso, me he perdido muchos momentos de su infancia".


La marcha ha tenido un tinte familiar, han acudido muchos niños pequeños, que jugaban con los silbatos y las bocinas de sus padres. Al recorrer el perímetro de la Dirección General los pitidos han sido frecuentes y se han escuchado algunos cánticos dirigidos a sus superiores: "Derechos laborales justos, ya" y "queremos conciliar". Aunque el más repetido y coreado con más fuerza quería expresar el hartazgo de este Cuerpo con el Gobierno del Partido Popular: "Estamos hasta los huevos".

El Secretario General de la AUGC, Alberto Moya, ha señalado que la marcha ha sido histórica, al haber superado todas las previsiones de asistencia. "Con esta manifestación estamos haciendo historia. Así vamos a conseguir alcanzar nuestras reivindicaciones porque nos sobra fuerza y tenemos a la razón de nuestra parte", ha dicho al leer el comunicado en el que ha denunciado la precariedad laboral y el "autoritarismo" del Ministerio del Interior: "El Gobierno nos quiere firmes, con la boca cerrada y la cabeza agachada".

Ha solicitado la equiparación de los derechos laborales con la Policía Nacional, la elaboración de un protocolo para evitar los casos de abuso laboral ya que "no se puede entender que un guardia Civil se suicide cada 26 días" y ha lanzado una advertencia al próximo Gobierno: "Les pediremos que entiendan que la Guardia Civil necesita cambios. Y si no lo entienden, volveremos aquí las veces que haga falta".


Entre los asistentes entrevistados por eldiario.es no hay esperanzas de que con la llegada de un nuevo partido al Gobierno se modernice el cuerpo. "Prometer es muy sencillo, Rajoy y Zapatero lo hicieron en su día. Hace cuatro años, en campaña electoral, Rajoy dijo que nos iba a equiparar el sueldo al de los policías nacionales y durante estos años de Gobierno no ha hecho nada", cuenta Francisco, procedente de Valencia.

Representantes de partidos políticos

Los nuevos grupos políticos, Podemos y Ciudadanos, tampoco despiertan grandes ilusiones entre los guardias civiles que se han manifestado. Representantes de estos dos partidos han acudido a la marcha a título personal, ya que no estaba autorizada sus asistencia como organización política. Los dos han coincidido al apoyar una desmilitarización del Cuerpo. "El Código Penal Militar se tiene que circunscribir a las misiones en el extranjero", ha explicado Miguel Gutiérrez, número cuatro de Ciudadanos al Congreso por Madrid. "Este cambio lo podemos realizar fuerzas que no dependemos de nadie para aprobarlas", ha añadido Elena Sevillano, diputada de la Asamblea de Madrid.

Manolo, un Guardia Civil turolense veterano, que lleva 30 años en el Cuerpo señala que los partidos cuando llegan al poder "tienen difícil poder meter mano a la cúpula militar". Añade que ha acudido a todas las manifestaciones organizadas para reclamar derechos en la Guardia Civil: "Se cuentan con el dedo de una mano, hemos podido convocar 3 o 4". Satisfecho por pertenecer al cuerpo policial "más valorado por la sociedad", señala que esa buena acogida no genera luego apoyo político: "Para todos los gobiernos somo el 'patito feo'. Se vanaglorian al decir que somos el cuerpo más valorado. Pero con la valoración no vamos al Mercadona a comprar, lo que queremos es que eso se refleje en el sueldo", ha añadido.

Durante la concentración los miembros de diferentes provincias han intercambiado experiencias. Por ejemplo, los guardia civiles de Cádiz han explicado que no cuentan con personal suficiente ni embarcaciones para hacer frente a las operaciones de narcotráfico. Por su parte, la Delegación de Madrid ha señalado que tienen carencia de efectivos personales: "Necesitamos 500 efectivos más para alcanzar las ratios que se plantean en los catálogos", portavoz de la Secretaría Jurídica de la Delegación de Madrid.

La marcha ha terminado en la puerta principal de la Dirección General, en un escenario en el que la Junta Directiva de la AUGC ha dado las gracias a los manifestantes y los asistentes, al grito de "Arsenio, dimisión" han pedido cese de Arsenio Fernández de Mesa Díaz del Río, Director General de la Guardia Civil.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.