22 noviembre 2015

Cerca de 700 niños han muerto en el Mediterráneo en su huida hacia Europa este año

Hamzah tiene 15 años y habla de su infancia en pasado. "Deseo volver a como cuando éramos niños", le dice a los trabajadores de Unicef en Lesbos. Es uno de los miles de menores que han llegado a Europa por la ruta del Mediterráneo, en la que se ven despojados de sus derechos, denuncia la agencia de la ONU para la Infancia. Según sus cálculos, 700 niños han perdido la vida el mar que baña la frontera sur de Europa este año. 700 de menores como Aylan Kurdi, cuya muerte conmocionó al mundo.

Este viernes, 20 de noviembre, se celebra a nivel internacional el Día del Niño. La cita, un motivo de la aprobación de la Convención de los Derechos del Niño, ha estado marcada por el recuerdo de las Naciones Unidas a los niños refugiados y desplazados de sus hogares. Unicef ha publicado un informe centrado en los menores refugiados que destaca que "esta crisis tiene rostro de niño y de niña", afirma Sandra Astete, de la organización. De los 60 millones de personas desplazadas en el mundo en 2014, "aproximadamente 30 millones de ellas eran niños". "De las 800.000 personas que han pedido asilo en la UE, según Eurostat, una de cada cuatro eran niños", añade Astete.


El estudio de Unicef arroja "una de las cifras más duras": alrededor de 700 niños han muerto cruzando el Mediterráneo en lo que va de año. Por el momento, el número total de fallecidos ha superado las 3.500 víctimas. El mar se convierte en una criba que deben enfrentar la mayoría de demandantes de asilo para encontrar asilo en Europa: porque no tienen otra vía de hacerlo, una manera segura de llegar a suelo europeo.

"El viaje ha sido muy muy duro, no se lo recomiendo a nadie", dice Hamzah mirando al suelo. El adolescente sirio fue con su familia a los campos de refugiados de Turquía. Estuvimos un mes "y no fuimos capaces de aguantarlo", dice. Las duras condiciones les empujaron al mar Egeo, que cruzaron en una barca hinchable junto a otros niños, más pequeños que él. "Sujete a mi niño. Sujételo, es mi niño", recuerda que decían los padres en la balsa temerosos de perder a sus hijos.

"Europa no ha cambiado nada en la acogida"

Evitar a los niños este riesgo, las dramáticas escenas que presencian en los ya denominados 'barcos de la muerte', es una de las mayores prioridades de Unicef y organizaciones humanitarias como Save The children y Médicos Sin Fronteras. Para ello han pedido a los países europeos que habiliten vías de entrada legales, como los visados humanitarios y las reunificaciones familiares. Ninguna de estas medidas ha estado en los acuerdos resultantes de la multitud de reuniones comunitarias.

La tendencia ahora es la contraria. Alemania, uno de los países más abiertos hasta el momento al asilo en esta crisis humanitaria, ha endurecido las condiciones de reunificación familiar por las presiones de los socios de gobierno de Angela Merkel. Varios países de la ruta de los Balcones, como Serbia y Macedonia, solo están permitiendo el paso a las personas procedentes de Siria, Irak y Afganistán.

Las ONG denuncian que llegar a Europa, a los países "ricos", tampoco es una garantía de que cesen las vulneraciones de los derechos de los niños. Grecia, el país por el que han entrado más refugiados y migrantes a Europa, no ofrece una asistencia mínima a los menores que recibe ni a sus familias. "Falta absolutamente de todo. Por ejemplo, dónde pasar la noche. Los niños cuentan que no duermen porque no tienen dónde hacerlo", dice Michela Ranien, experta en refugiados de Save The Children.

Vista de dos niños de una familia siria de refugiados que viaja de Austria a Alemania, el pasado mes de octubre. | EFEArchivo
En Unicef recuerdan que los menores, por el hecho de serlo, tienen una protección especial gracias a la Convención de los derechos del niño. "Más allá de ser refugiados, son niños y los estados están obligados a protegerlos". Los menores que llegan solos, "cuyo número ha aumentado mucho desde el año pasado", preocupan especialmente. "Son más vulnerables a los abusos sexuales y a la explotación sexual, a caer en manos de los traficantes de personas", cuenta Sandra Astete.

Los sistemas de protección griegos están "totalmente desbordados" y muchos niños permanecen "retenidos en centros de detención con adultos" a su llegada, denuncian las ONG consultadas. En la ruta de los Balcanes, los hay que mienten sobre su edad para que les permitan seguir su travesía hasta los países europeos a los que se dirigen. "La mayoría de los menores no acompañados son de Siria, Afganistán y Eritrea", dicen en Save The Children.

Desde la organización recuerdan la situación de Melilla, donde muchas familias sirias quedan separadas a un lado y otro de la frontera de España y Marruecos. "Los familiares tienen que pasar por separado, pagando a los traficantes. Por ejemplo pasa la madre y luego los niños, hay veces que cruzan niños solos de la mano de traficantes... Hay niños a los que han dejado solos en la puerta del CETI (Centro de Estancia Temporal para Inmigrantes) de Melilla", explica Michela Ranien. La ONG ha pedido al Gobierno español que permita pedir asilo en la Embajada española en Marruecos, pero no ha garantizado esta vía. 

Desde que hace meses Grecia se colocó como la principal vía de llegada para los refugiados, las organizaciones humanitarias denunciaron que el país estaba desbordado y no llegaba a prestar unas condiciones de acogida dignas. La situación "sigue igual" pese a estas advertencias, responde Daniel Huescar desde Lesbos, donde coordina a los equipos de Médicos Sin Fronteras.

La isla griega de Lesbos recibe "unas 3.200 personas a diario, según las cifras oficiales", indica Huescar. Aunque la ONG no ha advertido un aumento en el número de menores, en Unicef subrayan que sus controles en el paso fronterizo de Grecia con Macedonia, en Gevgelija , han comprobado un sustancial repunte: si en junio había un niño por cada diez inmigrantes y refugiados, sus últimos datos elevan la cifra a uno de cada tres.

"Hay niños hospitalizados con hipotermia"

Los menores llegan con problemas de salud debido a la travesía hacia Europa, indican en MSF. "Sobre todo problemas respiratorios, en la piel, gastrointestinales y requieren también mucha atención de salud mental", explica Daniel Huescar. Hamzah habla de su Siria, "de la que me gustaba todo", y que un día se convirtió en una pesadilla: "Cada vez que veías un avión, te soltaba algo. En segundos veías cuerpos a tu alrededor. Un cuerpo sin una mano, otro sin una pierna...".

El portavoz de MSF denuncia que "no ha cambiado nada en la asistencia de los refugiados en Grecia", desde que la organización reclamara más medios, "ni por parte de las autoridades griegas ni por las europeas". Lo que sí han apreciado en la ONG es un refuerzo en la fase administrativa, la que intenta registrar a los refugiados para diferenciar si son beneficiarios de asilo o inmigrantes sin derecho a protección internacional. La segunda categoría significa que la UE intentará expulsarlos del viejo continente.

"La idea que tiene la UE a día de hoy, que se constata en la isla de Lesbos, es un enfoque hacia la idea administrativa, más que un esfuerzo en acabar con el sufrimiento de los refugiados, para darles unas condiciones mínimas". Save the Children y MSF vuelven a alertar a las autoridades europeas del riesgo que corren los refugiados (y los menores en mayor medida como grupo especialmente vulnerable) ante la llegada del invierno.

El frío ya se deja sentir: "Hay niños que han sido hospitalizados por hipotermia", denuncia Michela Ranien. ¿Qué pasará si todo sigue como hasta ahora? "Las condiciones alcanzarán un riesgo de muerte", zanjan en MSF.
eldiario.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios publicados serán supervisados para evitar las opiniones violentas, amenazantes o discriminatorias y el Spam, adecuándose a la normativa del cuidado al usuario de CTV. Gracias por su comentario.