25 octubre 2015

Rossi tira a Márquez en Sepang con una patada

Valentino Rossi, líder del Mundial de MotoGP, que tenía en este Gran Premio de Malasia la primera bola de partido para ganar su décimo título, el octavo en la categoría reina, tenía una muy buena mano, pero jugó mal sus cartas. En plena carrera, tras siete vibrantes giros y una agresiva batalla cuerpo a cuerpo con Marc Márquez, decidió que la mejor manera de ganar aquel duelo era eliminar a su rival de la pista. Así que, después de intentar inútilmente que el de Honda se pusiera a su rueda para no perder más distancia con la cabeza de carrera, le volvió a adelantar, y lo esperó en la penúltima curva, justo antes de la recta de atrás: en lugar de tomar el interior, se abrió, hizo que aquel se fuera cerrando hacia el exterior, le frenó y cuando le tuvo bien cerca provocó su caída con una patada.


Por esta acción, Dirección de Carrera ha sancionado al italiano con tres puntos de penalización en el carnet y (como ya tenía uno, por pilotaje irresponsable en la sesión de clasificación del GP de San Marino) saldrá el último de la parrilla en el Gran Premio de Valencia, dentro de 15 días. Allí, en la última cita de la temporada, tendrá jugarse el Mundial con Jorge Lorenzo, que llega a siete puntos del liderato.

Márquez, que había estado buscándole las cosquillas incesablemente al italiano, aunque en la pista, con interiores de infarto (15 en total, nueve en la vuelta cinco), provocado como se sintió tras las palabras del italiano en la conferencia de prensa del jueves, cuando le acusó de entorpecerle en la última carrera para ayudar a Lorenzo a ganar el Mundial, acabó por los suelos. Y tuvo que retirarse. No quiso quedarse al margen de la pelea que el italiano mantiene con su compañero de equipo por la corona de MotoGP, y Rossi se lo hizo pagar caro.

La carrera la ganó Pedrosa con la misma constancia y regularidad que había exhibido en la pista durante todo el fin de semana. Salía desde la pole. Y se escapó en cuanto se apagó el semáforo. Le siguió inicialmente Márquez, pero luego se perdió en otros menesteres que acabarían con él en el box. El único que pudo seguir su estela, aunque de lejos, fue Lorenzo, que fue taponado por las dos Ducati en la salida, pero se encargó de adelantarlas a las dos al cabo de tres curvas. Después de tres giros ya trataba de cerrar las distancias con el de Honda. Su segunda plaza le ayuda a cumplir su objetivo: quedar por delante de Rossi y seguir restándole puntos. Ya está a siete del italiano a falta de una única carrera.

Dirección de carrera esperó a que finalizara la prueba para investigar el incidente. La primera impresión al bajarse de la moto de Rossi, quedos días antes había acusado a Márquez de beneficiar a Lorenzo, fue hacer como que no sabía nada: “La carrera es una lástima porque he perdido mucho tiempo con él, luego en la curva 14 me fui ancho y le hice ir algo más lento. Vino hacia mí y creo que se cayó en ese momento. Es una pena. Ahora, en Valencia todo será más difícil”. En el taller de Honda lo tenían claro: “Vale ha dado una patada a la moto de Márquez deliberadamente y eso es lo que le ha hecho caer”, declaró Livio Suppo, director del equipo Repsol Honda.
elpais.es